Anuncios De Google

Lo Más Destacado

Las muertes mas locas del mundo

Ladrón muere por disfrazarse con pintura




En 2009, en Sparkleberry Lane, Carolina del Sur, EEUU, le contamos el nominado para el Premio Darwin.
Dos hombres disfrazados, con armas en mano, entraron a una tienda y encerraron a los empleados en el baño. Robaron carteras, monederos, celulares y tarjetas de créditos de los empleados.

Los dos ladrones huyeron pero no pudieron huir de su propia estupidez, pues James T. de tan sólo 23 años, para disfrazarse y cubrir su piel, se pintó con pintura en aerosol en tonalidad dorado.

Las pinturas están etiquetadas claramente, para su uso y advertencias: no colocar sobre la piel, no te pongas en los ojos, no inhalar. Los vapores son bien conocidos por ser tóxicos, y los colores metálicos son especialmente nocivos.

James comenzó a tener problemas para respirar (¡sorpresa!) y murió poco después del robo a la tienda.

Muere cuando intentaban sacarle una bomba en el cuello




En la tarde del 28 de agosto del 2003, el repartidor de pizza Brian Wells intentó robar un banco con una pistola. Cuando fue reducido por la policía, Wells reveló que había sido forzado a cometer el delito por unas personas a las que les había acabado de entregar una pizza: le habían puesto un collar con un explosivo ubicado en la nuca. De hecho, la bomba explotó antes de que el escuadrón antibomba pudiese desactivarla. Hasta el día de hoy, no queda claro si Wells fue una víctima, parte de una banda o un ladrón solitario.


UN HOMBRE Muere por reirse de una película pornográfica


visita los foros de discusion y descarga gratis de peliculas de SSSM - Arlequin
También en el 2009 fue hallado muerto el comediante británico Martin Cassidy. Al parecer el actor ingería enormes cantidades de gas de la risa (oxido nitroso) mientras veía pornografía en su notebook. Estó terminó por matarlo por asfixia.


Muere al adivinar su propia muerte















Un hombre Muere por culpa de naipes


En 1930 William Kogut inventó una particular forma de suicidarse dentro de su celda de San Quintín. Comenzó a recopilar mazos de cartas, en especial las que tenían dorso rojo (la tinta roja contiene nitrocelulosa, la cual es altamente inflamable). Las cortó en pedacitos, las metió en un tubo de metal, selló uno de los extremos y lo llenó con agua. Cuando acercó el tubo al calefactor de la celda, colocó el otro extremo contra su cabeza. El agua se convirtió en vapor y junto con el componente combustible terminaría por disparar decenas de fragmentos de naipes, lo que terminó por volarle la cabeza a Kogut.


Muere cuando las ovejas hambrientas la tiran al acantilado


En 1999, una mujer inglesa de 67 años, Betty Stoobs, llevaba un paquete de heno en la parte de atrás de su motocicleta para alimentar sus ovejas. Aparentemente, las ovejas estaban muy hambrientas. Cuarenta de ellas cargaron hacia el heno y tiraron a Stoobs por un acantilado. La granjera sobrevivió a la caída, pero murió cuando la moto cayó encima de ella, empujada también por las ovejas


Mujer boliviana muere por inyección de orina


LA PAZ (AP) - Una médico veterinaria falleció el fin de semana por una infección después que una conocida diseñadora de modas le inyectó orina, la cual "tiene propiedades curativas", según admitió el martes la propia mujer que administró el líquido.

Según diarios locales, Schultz practicaba la orinoterapia, que se basa en el uso de orina para propósitos curativos y cosméticos.

El fiscal Oscar Flores, que investiga la muerte de la médico veterianaria Gabriela Ascarrunz, de 35 años, dijo telefónicamente a la AP que ella falleció a causa de "la infección ocasionada por la orina, que fue inyectada por la diseñadora de modas Mónica Schultz".

Flores agregó que ha interpuesto una orden de aprehensión para Schultz, quien actualmente se encuentra en los Estados Unidos.

Por la tarde en la jornada, la televisora PAT difundió declaraciones de Schultz que fue contactada telefónicamente en una ciudad no especificada de Estados Unidos, según dijo el medio de prensa.

"Sí, le inyecté dos jeringas llenas de mi orina porque ella ya no podía orinar. En caso que un paciente no puede orinar se puede usar el orín de un niño o de cualquier persona humana...ya que el orín tiene propiedades curativas, es un método inofensivo", dijo la mujer.

Previamente, los medios de prensa habían difundido un correo electrónico atribuido a la diseñadora en que se manifestaba sorprendida por lo ocurrido.

"Estoy sorprendida de lo que se me acusa, pero me veo en la obligación de decir que soy inocente", dice una parte del correo, difundido por la televisora ATB y otros medios locales.

Según el mismo correo, Schultz viajó a los Estados Unidos para lanzar su nueva colección de moda.

"El padre de la víctima se dio cuenta que esa señorita (Schultz) le inyectó la orina, así que inmediatamente la expulsaron del hospital y pidieron cambiar el suero (en que se puso la orina), pero lamentablemente, fue tarde", explicó el fiscal Flores.

Ascarrunz murió el sábado en la clínica Incor, en la región oriental de Santa Cruz, cuando era preparada para ser intervenida quirúrgicamente por una obstrucción intestinal, informó a los periodistas el director de la clínica, Alfredo Romero.

"Había sido ingresada el jueves en una situación grave de salud y operada en dos ocasiones, pero dos días después falleció cuando estaba en terapia intensiva", añadió Romero.

El fenómeno también está registrado en el libro titulado Crazy History donde un adivino había predicho la hora de su propia muerte. Al llegar la hora anunciada y comprobar que todavía continuaba vivo, se comenzó a reír en forma histérica, hasta que murió de un ataque cardíaco.

Muere por falsa alarma de tsunami


Un hombre murió en la ciudad de Valparaíso producto de un infarto que sufrió debido a la falsa alarma generada en la ciudad.

El hombre, identificado como Oscar Méndez de 52 años, se encontraba arrancando hacia el cerro, en el sector de la subida Santos Ossa, cuando presentó principio de pre infarto. En el lugar fue atendido por personal del SAMU y luego trasladado al Hospital Van Buren.

Según se indicó, Méndez huía con un canasto junto a su mujer, producto de las falsas informaciones de tsunami que surgieron en la ciudad, las mismas que provocaron que cientos de personas comenzaran a huir de las zonas costeras, generándose gran revuelo en las calles.

En tanto, el sujeto que pasadas las tres de la tarde pasó por la ciudad avisando que había peligro de oleaje, fue detenido por personal de Carabineros de la 2 comisaría de la ciudad.

La persona, de iniciales J.G., oriundo de Santiago, fue detenido por desorden público grave y el intendente Iván de la Maza anunció una querella contra el sujeto y contra quienes resulten responsables del hecho.

Para tranquilidad de los habitantes de la zona, tanto el capitán de Puerto Rodrigo Vattune como el director regional de Oremi, Guillermo de la Maza, descartó una alerta de tsunami en las costas de Valparaíso y Viña del Mar.


Mujer muere por indebido uso sexual de una langosta



"Una mañana alrededor de las 5 de la mañana, Susan DeLucci, de 22 años, despertó en su casa de Kittery (Maine), con una dolorosa necesidad de acudir al servicio. Al principio pensó que tenía diarrea, pero cuando se levantó de la cama, se dio cuenta de que realmente era dolor vesical.

Era muy similar a la sensación de tener diarrea, excepto en que se trataba del orificio equivocado. Se aproximó tambaleándose al baño y al sentarse en él, de su vagina salió el ruido más horrible y nauseabundo que jamás había escuchado.
Envuelta en un dolor paralizante, la señorita DeLucci continuó durante unos minutos, empujando y expulsando a chorros de su vagina una marea ardiente de una inclasificable inmundicia. Mientras se asía con fuerza a los lados del baño, gritaba con desesperación, lo que alertó a sus vecinos, quienes llamaron a la policía. Cuando llegaron los médicos encontraron el cadáver de la señorita DeLucci en el suelo del cuarto de baño, sin nada encima excepto su bata de baño.


Chorreando desde su entrepierna se podía ver una corriente de un líquido verde amarronado. El médico que la examinaba decidió cambiarla a un lugar más ancho, así que cogió su pierna izquierda, que estaba cruzada sobre la otra pierna, para enderezarla hacia fuera.

Cuando lo hizo, la vagina de la mujer quedó expuesta y en ese momento una criatura, no más grande que un dedo de la mano salió de sus órganos genitales y aterrizó en el suelo con un sonido de chapoteo. Impresionado, el médico miró fijamente la criatura que reposaba en el piso del cuarto de baño, recubierta por una mucosa. Se trataba de un camarón del fango que se retorcía con saltos a un lado y a otro, jadeando en busca de agua. El médico horrorizado volvió su cara hacia el sanitario sintiendo nauseas.

Cuando observó lo que se encontraba en el váter, la visión fue tan horrorosa que hasta el día de hoy no puede mirar un baño sin convulsionarse. La totalidad de la taza hervía con crías de camarón del fango de color marrón que se movían saltando y salpicando con ritmo furioso.

La muerte de la señorita DeLucci fue el resultado de una combinación de shock nervioso y traumatismo craneal. Cuando la mujer terminó de su 'defecación', se levantó de la taza llena de dolor, y fue en este momento cuando vio lo que había hecho. La impresión fue tal que se desmayo y cayó, golpeándose la cabeza contra el baño y luego contra el suelo.

Se cree, por las investigaciones de la policía, que dos noches antes del accidente, la señorita DeLucci había comprado en la pescadería del mercado una langosta viva. Mientras descansaba en un sofá, insertó suavemente la cola de la criatura en su vagina para darse placer. Sostenía un mechero encendido próximo a la cabeza de la langosta, lo que obligaba al crustáceo a mover su cola en violentos y espasmódicos movimientos. Se encontró una cinta de vídeo con material pronográfico sobre lesbianismo, en una TV que había frente al sofá.

La langosta fue encontrada en la basura de la cocina envuelta en una bolsa de papel. Se encontraron rastros del ADN y vello púbico de la señorita DeLucci en la cola de la langosta. La cabeza de la langosta estaba ligeramente quemada con combustible empleado en mecheros.

El intestino y colon de la langosta estaban llenos de huevos de camarón del fango. Los especialistas creen que la langosta los había ingerido previamente (estos huevos son comunes en el agua de las pescaderías en los mercados y son generalmente inofensivos ya que mueren al cocerse). Se supone que la langosta excretó estos huevos en la vagina de la señorita DeLucci cuando ésta la torturaba. El camarón del fango de Maine tiene un periodo de gestación de dos días, y la señorita DeLucci estaba sólamente a cuatro días de la regla. Los médicos pudieron combrobar que en ese punto de su ciclo menstrual la matriz de la señorita DeLucci tenía el equilibrio perfecto de pH para incubar huevos del camarón del fango. Durante la noche los huevos comenzaron su ciclo, durante el cual doblan su tamaño cada diez minutos. Pueden imaginarse el dolor interno que sufrió al despertar esa mañana y 'dar a luz' unas 1000 crías de camarón del fango. "
Publicar un comentario